En cualquier procesador de palabras, escribir sólo tiene como límite la cantidad de cosas que uno tiene que decir en una hoja en blanco. Vaya, lo que queremos decir es que para crear un documento en Word sólo es necesario comenzar a escribir, pero aunque hacerlo parezca obvio, debemos considerar algunas cosas que, hemos visto, suelen confundir a los usuarios que lo hacen por primera vez.
Por ejemplo, conforme vamos elaborando nuestro documento el texto se desplaza en pantalla mientras aumenta su extensión, al llegar al final de la pantalla, el texto se desplaza algunas líneas hacia arriba para mejorar la visualización del documento. Ese brinco en la visualización suele desconcertar al usuario que nunca ha usado una computadora.
Otro ejemplo es que, a diferencia de una máquina de escribir, no es necesario dar un retorno de carro al final de cada línea. Por fortuna, es cada vez menos frecuente que la gente cometa ese error. Aquí la tecla "ENTER" (o "Return") la utilizamos solo al final de cada párrafo. Word se encarga automáticamente de distribuir el párrafo en la página de acuerdo al criterio de alineación deseado. El tema de la alineación de texto se verá más adelante.
En tanto, podemos utilizar el siguiente botón de la barra de herramientas para saber en dónde tenemos un fin de párrafo, en dónde hay espacios en blanco y en dónde utilizamos tabuladores.
3.1 Configurar página

Una vez que hemos comenzado a escribir, aún antes, debemos decidir en qué tamaño de hoja vamos a imprimir y qué márgenes deseamos darle a nuestro documento impreso. Para cambiar todos estos datos, y algunos otros,  utilizamos la ficha "Diseño de página" y las opciones de la sección "Configurar página".
Búsqueda personalizada
© Luis Manuel González Nava. Diciembre-2009. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.