Simplificar la obtención de resultados de diversos cálculos es el corazón de las hojas de cálculo, su función principal. Y aunque las características de Excel  permiten la realización de otras tareas con amplitud, estas características no dejarán de ser secundarias frente a su capacidad de realizar operaciones matemáticas. En Excel  es posible crear diversos tipos de fórmulas y utilizar un buen número de funciones que nos permiten resolver prácticamente cualquier problema de información matemática, financiera, estadística, administrativa, de ingeniería, etcétera.
Hemos puesto en el mismo plano a las fórmulas y las funciones como un tipo de dato en las celdas cuya característica es que su resultado depende de los valores (o resultados) de otras celdas y que dicho dato se recalcula automáticamente si los valores de las celdas de las que dependen cambian. Sin embargo, las fórmulas y las funciones no son exactamente lo mismo. Por lo que pasaremos a distinguir sus diferencias enseguida.

6.1 Fórmulas
Una fórmula en hojas de cálculo es simplemente la relación aritmética y/o lógica de una celda respecto a los valores de otras celdas.
Debe tenerse en cuenta que esta definición de fórmula es distinta a la que se usa en matemáticas, particularmente en el álgebra y distinta también a lo que en química también se conoce como fórmula.
Las relaciones aritméticas que podemos establecer entre celdas para crear fórmulas, aunque pueden ser de muy diverso tipo, son en realidad de naturaleza muy simple, veámoslo con el siguiente ejemplo:
Búsqueda personalizada
Aviso legal: Este curso es gratuito siempre que se visualice desde la página web de Guías Inmediatas. No está permitido descargar el curso y utilizarlo en academias o centros de enseñanza privados sin estar conectado a Internet.
©2010 Luis Manuel González Nava. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.