Cuando definimos el concepto “hoja de cálculo” explicamos que las celdas son las unidades básicas de información de la misma. Cada celda puede contener datos de cualquiera de estos 4 tipos: a) texto; b) valores; c) fórmulas y funciones y; d) hipervínculos. También pueden contener minigráficos, pero por su naturaleza no los consideramos aquí. Este tema lo estudiaremos en su oportunidad.
Para introducir un dato en una celda basta con ubicar el indicador de celda en las coordenadas deseadas, teclear la información y pulsar “ENTER” o cambiar de lugar el indicador de celda con las flechas del teclado. Veámoslo con un ejemplo. Crearemos una tabla de datos, que es una de las posibilidades más utilizadas de una hoja de cálculo, aunque la haremos bastante simple.

Para empezar, ubicamos el indicador de celda en A1. Escribimos el título que le vamos a dar a nuestro cuadro de datos. Observe que aunque este título abarca hasta la celda C1 en realidad el dato sólo se haya en la celda A1, es decir, cuando un texto es más largo que la celda se visualiza en las celdas contiguas, pero, en memoria, sólo se haya en donde se introdujo el texto.
Búsqueda personalizada
Aviso legal: Este curso es gratuito siempre que se visualice desde la página web de Guías Inmediatas. No está permitido descargar el curso y utilizarlo en academias o centros de enseñanza privados sin estar conectado a Internet.
©2010 Luis Manuel González Nava. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.