Autocad 2013, de la pantalla a la realidad

Capítulo 23: Bloques

En los planos arquitectónicos, es frecuente que haya que dibujar algún elemento que se repite incesantemente. Por ejemplo, en una vista de planta de una sala cinematográfica, el arquitecto está obligado a dibujar cada uno de los asientos. En los planos de un hotel, por mencionar otro caso, cada habitación tiene su lavabo, su taza de WC, cama, regadera, tina, etcétera. Y la mayoría de estos elementos son iguales unos a otros. Y si bien es cierto que ya vimos cómo crear un grupo de objetos y que copiarlo para ubicarlo en otra posición no es ningún problema, vamos a estudiar aquí un método alternativo que tiene grandes ventajas respecto al uso de grupos copiados.

Los bloques son también grupos de objetos que se comportan como uno solo. Se les define como bloques porque, una vez creados, cada inserción de bloque que hagamos en el dibujo es en realidad una referencia a un bloque tipo que se guarda con el archivo, de modo que si insertamos ese bloque decenas de veces en un dibujo y luego requerimos modificarlo, basta con cambiar la definición del bloque y todas las referencias que dependen de él se modificarán automáticamente. Así, si insertamos un bloque para un lavabo en los planos de un hotel y luego lo corregimos, los lavabos de todas las habitaciones se corregirán también.

Con el uso de bloques también evitamos que el archivo sea más grande que el necesario. Autocad sólo graba la definición de bloque una sola vez y luego sólo los datos de todas las inserciones en el dibujo. Si usáramos grupos copiados, el archivo contendría todos los datos de cada grupo, con lo que el tamaño del archivo crecería de modo importante. Una última ventaja es que los bloques pueden ser grabados con independencia del dibujo, para que puedan ser usados en otros trabajos. De hecho, si busca recursos para Autocad en Internet, encontrará que muchas, muchísimas páginas obsequian archivos de bloques para una gran cantidad de usos. Si usted le dedica un par de días a descargar estos archivos, verá que en muy poco tiempo tendrá una biblioteca de bloques para todo uso bastante grande.

Pero veamos cómo crear y usar los bloques, que particularidades presentan respecto a las capas, cómo editarlos y cómo convertirlos en archivos para otros dibujos.

23.1 Creación y uso de bloques

Una vez dibujados los objetos que van a formar un bloque, usamos el botón Crear bloque de la sección Definición de bloque de la ficha Insertar, el cual abre un cuadro de diálogo en donde debemos indicar el nombre que tendrá el bloque, qué objetos lo componen y cuál será su punto base, o sea, el punto de referencia para insertarlo. También es necesario indicar cuál será la unidad de medida que tendrá el bloque si se inserta en otros dibujos. Esta parte tiene sentido cuando se utiliza el Design Center, que será tema de un capítulo posterior. Ya seleccionados los objetos, debemos decidir si éstos permanecerán en el dibujo, se convertirán en la primera referencia al bloque o sencillamente se suprimirán. Finalmente, podemos seleccionar si el bloque tendrá activa la propiedad anotativa a la que nos hemos referido reiteradamente, si se va a aplicar una escala uniforme y si el bloque puede o no descomponerse en sus objetos originales con el comando del mismo nombre de la sección Modificar. Al pulsar Aceptar, la definición de un bloque queda concluida.

Una vez creado el bloque, podemos insertarlo de nueva cuenta en nuestro dibujo con el botón Insertar de la sección Bloque, de la misma ficha Insertar. Esto nos abre un nuevo cuadro de diálogo donde podemos ver la lista de bloques definidos en nuestro archivo. En él podemos elegir además el punto donde se va a insertar el bloque, su escala y ángulo de rotación, aunque es muy probable que usted decida definir cada uno de estos elementos directamente en pantalla.




¿Te gustó el contenido? ¡Compártelo con tus amigos!

 

¿Tienes comentarios?