Autocad 2013, de la pantalla a la realidad

Capítulo 22: Capas

Como explicamos al principio, también podemos hacer que los objetos de una capa aparezcan o desaparezcan de pantalla como si retiráramos o añadiéramos acetatos. Para ello podemos desactivar la capa o inutilizarla. El efecto en pantalla es aparentemente el mismo: dejan de verse los objetos de esa capa. Sin embargo, internamente existe una diferencia de consideración, los objetos de las capas desactivadas se vuelven invisibles, pero su geometría sigue considerándose para los cálculos que hace Autocad cuando regenera la pantalla después de un comando Zoom o Regen, que redibuja todo. Por su parte, inutilizar una capa no sólo vuelve invisible los objetos que contiene, sino que también dejan de considerarse para esos cálculos internos. Es como si dichos objetos dejaran de existir, así sea mientras la capa esté inutilizada.

La diferencia entre ambos procedimientos no es realmente relevante en dibujos sencillos dada la velocidad en que pueden realizarse los cálculos internos. Pero cuando un dibujo llega a ser muy complejo, inutilizar puede ser práctico si vamos a prescindir de algunas capas por mucho tiempo, pues ahorramos cálculos y, por tanto, tiempo de regeneración del dibujo en pantalla. En cambio, si inutilizamos capas con miles de objetos sólo para que sean invisibles por un momento y luego las reutilizamos, obligamos a Autocad a realizar todos los cálculos de regeneración, lo cual puede durar algunos minutos. En esos casos es mejor desactivar.

22.3 Filtros de capas

Quienes trabajen en cualquier área de ingeniería o arquitectura, saben que los planos de grandes proyectos, como un gran edificio o una gran instalación de ingeniería, pueden tener decenas o cientos de capas. Esto implica un nuevo problema, pues la selección de capas, su activación o desactivación o, simplemente, el cambio de una a otra podrían significar un enorme trabajo de búsqueda entre esos cientos de nombres.

Para evitarlo, Autocad también permite discriminar capas para su uso aplicando filtros. Esta idea es similar a los filtros de objetos que ya vimos en el capítulo 16. De modo que podamos aplicar un filtro para trabajar sólo con grupos de capas que tengan determinadas propiedades o cierto nombre común. Además, también es posible crear los criterios con que se van a filtrar las capas y guardarlos para futuras ocasiones.

Estos filtros, por supuesto, pueden usarse desde el Administrador de propiedades de capas. Cuando pulsamos el botón para generar nuevos filtros, aparece el cuadro de diálogo donde podemos indicar el nombre del filtro y los criterios de selección de capas organizados en columnas. En cada columna, debemos especificar las características de las capas a mostrarse. Un ejemplo simple consistiría en seleccionar aquellas capas cuyo color de línea fuera rojo. Así, bastaría con usar cualquier combinación de propiedades en las columnas para filtrar las capas: Tipo de línea, grosor, estilo de trazado, por nombre (usando comodines), por estado, si están inutilizadas o bloqueadas, etcétera.




¿Te gustó el contenido? ¡Compártelo con tus amigos!

 

¿Tienes comentarios?